VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


viernes, 31 de agosto de 2012

LA HORA DE LOS NAIPES


 (2012)

LA HORA DE LOS NAIPES 
                                                                                          A Eduardo

Cómo alcanzar el cabo de este ovillo.
Cómo erguirme y escapar de la cárcel que me tejo,
si no se va esta angustia, si no cede,
si el dolor oprime todas mis fronteras.

Escapé: no hay sombra

Volví: falta la luz

Tomé el pincel:  se nublan los colores

Ya recorrí a oscuras el pasillo, y ahora…
me derrumbo en esta cama, empapada
del llanto de mis poros, de mi llanto. Ay,
que no declina, no, que me estrangula, que me asfixia. Me taladra
como una línea gris directo a los cipreses.

Apagué el teléfono:
no quiero oír la voz de las demandas.
¿Cuántas veces así, para mañana siempre?
Llegó la noche a las ventanas:  ahora,
ya se igualó la calle con mis sienes;
no hay adverbio de lugar que me socorra.
no hay Madrid ni Toledo que calmen.
                                               ¿Dónde el punto de fuga de este cuadro triste?

El sinfín, el no retorno, ¿quién impuso el castigo
de ganarse la vida, embrutecerse?
Mis deseos solo alcanzan a mis lienzos, a mis libros,
la enciclopedia y una lámpara:
absorber
lo aprendido por  los hombres y los años.

También necesito de una madre, pero es tarde,

tengo que acallar mi pálpito, salir
de este embudo oscuro en que no quepo, silenciarme.
Ya cubren los naipes el tapete:
sólo sentiré un frío tremendo en mi garganta.
Tal vez, ni oiga el ruido estrepitoso de La Nada.


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y foto)

jueves, 9 de agosto de 2012

LOS VERSOS DE MESTRE

En el Recital "VERSOS PARA UN BOSQUE MÁGICO" en el HAYEDO DE BUSMAYOR (El Bierzo - León), el 4 de agosto de 2012.
Este poema fue dedicado a Juan Carlos Mestre, ya que unos versos del poeta inspiraron un día mi poema.


(2005)

                            LOS VERSOS DE MESTRE

Cada amor que termina 
es un cementerio de abrazos
Juan Carlos Mestre (de "Cavalo Morto")


Los versos,
la frase que me llevé  puesta.
Me quedó colgada de entre los sentidos.
Pegada.
No supe evitarlo,
¿quería?
El poeta Mestre me daba la noche:
Invierno. Acordeón en música de versos:
  "Cada amor que termina
 es un cementerio de abrazos",  
recita
                       me canta                     
  sentencia
   golpea
     declama….
                       
 ¡Me estampa en la cara!

Marcho. Pienso en los muertos.
                Me duelen los brazos, el pecho se hunde...,  pesa.                   Me quemo.
Corro a buscar flores. En la noche.
¡Corro!
 Pienso azucenas.

Una estrelitzia para aquel tan fuerte.
Al de aquella tarde en que ya no te esperaba, la flor del azahar.
El brezo blanco para el que me supo a miel con leche,
(no, magnolias; mejor que sean magnolias).
Amapolas, también pondré amapolas.
Calas blancas –una es suficiente-, se la daré
al que me subió hasta el cielo aquella noche.
Rosas. Rosas rosa, como a mí me gustan.
Esas...,  al que duró tanto, tanto...
La flor del geranio rojo, jazmines, madreselvas...

Tristes de pétalos los ojos,
flores para las tumbas.
Abrazos floridos
Abrazos muertos
Crisantemos para el amor.


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto 
Vídeo: Santiago Carrasco