VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


sábado, 15 de noviembre de 2014

PEDRISCA SOBRE GREDOS


LA LOBERA DE GREDOS
(Encuentros Poético-Artísticos de Otoño)


PEDRISCA SOBRE GREDOS


Una vez al año
-y siempre cuando el otoño manda-,
cae una pedrisca de poemas sobre Gredos.

Se esconden y se escanden por la tierra,
por el aire incluso, por el agua…,
y hasta intentan trotar sobre las llamas.

Jugando a ser montaña
se arraciman, porque juntos
consiguen la fuerza del galayo.

Rezan en el templo que guardó la zarza,
se hacen eco al lado de los cuencos del sonido
y alimentan a la piedra-útero
su insaciable deseo de mecer la vida.

Una vez al año
-allá por el otoño y las granadas-,
cae una pedrisca de versos sobre Gredos
y un racimo glauco de poetas
miran hacia arriba
y lo celebran.

Hay quien asegura que en las noches se oyen lobos
que aúllan versos quejumbrosos a la luna.

Ella asiente
y se aproxima.


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y fotos)

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Entrevista JURASSIC JAM by DINOSAURIO (con poema SOY)

 Al final de la entrevista está mi poema "SOY" 

SOY

Lloro a la yerba rota en julio para que rumie el invierno,
y me duelen los golpes secos del verano sobre el corazón de las moscas.
Mi gente se sentaba en el filo de una hierba para ver nacer a la espiga.
Mi padre nunca fumó, pero murió con los pulmones negros, y ahora
tengo un hijo con el que apenas hablo de estas cosas.
Soy hija del carbón y de la tierra, y me tuteo con la nieve y con el río.

Al caer la tarde entregaban las cabras sus ubres a los hombres,
y todas las madres se santiguaban a la hora del toque del ángelus.
Ay, si los caños pudieran girar un tanto así la vista…
Ay los mineros, cómo tardan esta noche en regresar,
será que a la tierra no le gusta que le muerdan las entrañas y hunde su miseria.

Sonrío por ti, abuela que apenas conocí, pero supe que eras tierna.
Río la algarabía de los niños al recreo soleado y saco el cabás guardado en el recuerdo.
Soy hija del roble y del nogal gigante.

Mis padres construyeron una casa piedra a piedra con sus manos.
Después, plantaron enredaderas para escalarla
y se retiraron a contemplar el crecimiento de sus hijos.
Algunas tardes veo pasar la lluvia y el argayo por delante de mi puerta.
Entonces, tomo de mis ojos una pala y lo retiro.
Y soy lluvia, carbón, hierba y yerba, enredadera, mujer de nieve, piedra…
Soy la que se sienta sobre unas trébedes a contemplar el estallido del fuego.
La que canta romances y aún puede dormir al arrullo de una nana,
la amiga del viento, la que susurra a los gatos…,
 y a la que le nacen senderos por la carne.
Soy la que fui y la que se fue haciendo. La herencia de los hijos de la tierra. Soy.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

lunes, 10 de noviembre de 2014

COMBATE

2014
COMBATE

Aquí estoy
vengo dispuesta a deshacerme de estos puños
que lucharon tantas veces contra mi dándome golpes
de pecho
por los pecados
que me hicieron.

Aquí me tienes
resuelta a combatir sin guantes que no dejan ver
la cara y cruz de estas manos que son mías y que dono
Dispuesta ya al primer asalto estoy
y antes de que me digas eso de que no crees en nada y de que tú
ya estás de vuelta
yo ya te he asestado un golpe cierto a la conciencia
y un aura azul te envuelve y cura porque así yo lo he decretado
Después…
Después te daré otro de esos golpes míos
y te partiré el dolor hasta que sangres dulce
Si me dejas –y yo diría que no podrás negarte–
te daré un verso en la boca un verso solo
de momento pero a traición
sin tiempo siquiera de esquivarlo
un verso libre que te ayude
a digerir la acidez de tus últimas ingestas.
Si me devuelves un poema escrito con los labios
sabré que mereció la pena tirarme desnuda y boca arriba sobre el ring
mientras me hacía la muerta y tu sabías que solo era reclamo
Relájate. Yo misma te despojo de armas y corazas inservibles
de todo aquello que no se estremezca si te toco.
No habrá vencidos. Cada round quedará como nos dé la risa.

También aviso al mundo
de que pienso combatir porque el placer nos gane a todos la partida
pero lo haré desnuda, piel a piel, sin ganchos sucios

Espero que nadie aproveche la ocasión para asestarme un golpe bajo.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez