VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


viernes, 22 de marzo de 2013

JÚBILO A LA VISTA

JÚBILO A LA VISTA
(marzo 2013)

Para ese día que me espera tan cercano, tengo reservada una cesta de magnolias y un abrigo rojo.
            Pasan por mí, como agolpándose, una mujer enjuta y enlutada, que me habló de sus  40 años atrapada en el trabajo, esa otra que contaba sumas en voz alta, una calculadora anterior a la era cibernética, aquella gente que confió en mí, y mi entusiasmo para hacerles comprender que estaban en lo cierto.
            Era muy joven y la vida acababa de volcarme en otra etapa.
            Me hice luchadora desde dentro y hacia fuera, y traté de cambiar el mundo desde mi mesa de trabajo. También.
            Sigo recreando mi memoria laboral en aquel alto edificio de mirada al norte, y del que aún conservo amigos en grado muy intenso. Esa mirada tuve el día en que broté una rama.
 Después…, después volé muy alto y descendí en una isla con un despacho frente al mar, donde el ambiente me supo a mantequilla suave y podía oler a salitre y algas a través de la ventana.
            Pero volví tierra adentro, sin saber porqué, a posarme mucho tiempo en una silla rodeada de docentes. Al poco, comenzó a ser especialmente estimulante acudir a la tarea diaria: alguien, que aún conservo, me esperaba cada día al otro lado de mi mesa. Rasgaban el aire las miradas y el trabajo fue un placer de dioses.
            Pero era larga la vida “productiva” y fui atrapada por las cúpulas políticas donde, tras vuelcos, mis pasos están a punto de tocar el fin. Sin despreciar todos los aprendizajes que con ellos he tenido, ni a esa gente buena que también rozó mi espalda, tal vez ésta haya sido la parte más insulsa, y en ocasiones asfixiante hasta el extremo, de todo mi curriculum activo. Así es que no me cuesta decirles “buena suerte, pero yo quiero vivir”.
            Hoy, que ya huelo de cerca esa cesta de magnolias que reservo, y que se acerca un cumpleaños bien distinto a tantos otros, me pregunto qué he tenido y tengo yo que ver con un mundo de papeles tramitables, me pregunto si mi oficio coincidió con el oficio que llevo escrito en mi ADN, y me respondo lo de siempre: me sirvió para comer y aprender a pisar tierra. Gracias. Pero no pudo apartarme de mi verdadero ser. Gracias también.


 Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y montaje de imágenes)

martes, 19 de marzo de 2013

MI HIJO Y EL MAR (en el DÍA DEL PADRE)

A mi padre
A mi hijo


MI HIJO Y EL MAR


Ahí duerme mi hijo
y yo le miro desde el mar,
dentro del mar.
A un paso de mi mano, frente al mar.
Nado a su encuentro fundida con el mar.

Distingo su balcón de blancos filos,
abanicado por  palmeras.

Voló,
y fue a posarse al borde mismo de una isla.
Se quedó
mirando al mar.

Me sumerjo y emerjo para verle desde el agua.
Olas golpean mi espalda y
el agua me permite ingravidez.

Y se me antoja
que el mar fuera su padre
y llegara al mar mi hijo
en busca de respuestas
que le diera el mar.

 Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y foto)

viernes, 8 de marzo de 2013

MUJERES (para un 8 de Marzo)

                                                                                              Foto: S.C. // Arreglos: A.F.
2013)
MUJERES

La mujer lluvia
engendró hijos de viento,
deseos de volar el horizonte,
corregir el nortesur de su destino,
neutralizar la esclavitud del llanto.

La mujer fuego
sedujo al mar en la distancia.
Su herencia fueron olas de gigante,
su duelo, no tocar jamás al ser amado.

La mujer viento
enloqueció de ansia en la caricia,
mejillas inflamadas, y su pelo
enredado entre los brotes y la lluvia.

La mujer tierra
hizo el amor con todas ellas,
cedió su útero, les germinó sus crías,
y entregó su nombre para rotarlo con mayúscula.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y foto)


jueves, 7 de marzo de 2013

FAROLA



(2006)
En las noches
de la calle blanca
soy yo quien te hace
              sombra cuando pasas.

De día
dejo de creerme sol.
Y me apago.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y foto)