VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


viernes, 18 de diciembre de 2009

ANATEMA

Título del cuadro: "Invierno en la Dehesa"
Pintor: Carlos Puente

ANATEMA

¿Por qué, toro?


De acuerdo en que eres

bello,

esbelto,

apuesto,

fuerte,

bravo… ¡olé!

De acuerdo también en el ¡olé!

Silueta viva de mi misma patria,

¡tooooro!

¡hele ahí tu garbo y compostura!

¡hele tu casta!

Una sonrisa cómplice por el guiño

azabache de tus ojos.

Hombre, ¿por qué?

¿Por…(¡qué temperamento adusto!)

qué… me miras, hombre, así?

Mírame vivo hasta que muera Yo.

Vivir…

hasta que la vida se me agote sola.


Mis ancestros se acostaron sobre la tierra deshecha.

Un hombre íbero dibujó el contorno y

se hizo el país… del ser que disfruta con mi muerte.


Me han acorralado, me llevan a la arena,

doy vueltas…, me torean, ¡es su Fiesta!,

me enfurezco, gritan... ¡Devolvedme a la dehesa!

¡¡¡Toro!!!

¡Hombre! ¿Qué?

¿Por qué tiñes con sangre taurina tu Piel de Toro?

Eres Arte, toro.

Arte es El Toro, Los Toros muerte son.

Sí.

Olé, toro, olé.

.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

NOTA: la autora no intenta polemizar, simplemente deslíe entre versos su forma de pensar, y lo titula "Anatema" porque piensa que así se ve a menudo al pensamiento antitaurino todavía.

.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

POEMA CONTRA EL MALTRATO A LA MUJER

Amanita muscaria (bella y tóxica a la vez)
Foto de: Santiago Carrasco


CASADA CON DOS HOMBRES, DOS

No me llames tonta.
Si yo…
yo ya me lo digo, pero…
no puedo
divorciarme de dos hombres a la vez.

El ángel
está a veces poseído por el diablo.
Sólo a veces,
digo.
Y yo…
sigo amando al ángel,
del no sé apartarme.

Tengo miedo.
Si el diablo llega,
tengo miedo,
e invoco al ángel
que se ha ido de ese cuerpo .
Tengo mucho miedo.

No me llames tonta,
él me sigue amando cuando despliega sus alas,
como era
antes de que el diablo chupara de su cuello.

Hoy
ha llegado el diablo desatado.
Invoqué al ángel
pero no acudió.

Hoy
acaban de romperse
mis lazos
con los dos.

.
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto)
Todos los derechos©Santiago Carrasco (foto)
.

viernes, 6 de noviembre de 2009

PLACERES (Primer cuento del relato titulado "Juegos")

FOTO: flor de la pasión.


Un culo, dos culos, tres culos... Entre todos, es el suyo el que prefiero.
Ya llega. Se aproxima. Noto sus pasos que vienen hacia mi.
Percibo el ansia que siente de tenerme, y yo deseo calentar mi cuerpo con el suyo. Me provoca observar sus contoneos.
Se acerca, ya está aquí. Deseo su roce.
Sus nalgas, mis nalgas preferidas, se acomodan y se acoplan sobre mi mullido cuerpo. Se destensa, se libera. Noto el suspiro prolongado que ha roto el ritmo de sus inspiraciones.
Yo, rodeo su cuerpo con mis brazos; mi pecho con su espalda. Su piel calienta el tejido de la mía.
¡Qué bien! –oigo que dice-, y sé que mitigo su cansancio, y me desea cada día cuando llega con fatiga del trabajo y se acomoda sobre mí, haciéndome sentir más útil y más yo, más lo que soy: ¡el sillón!, su sillón preferido de la casa.

Publicado en el libro: "En una ciudad lineal"
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez
.
.

lunes, 19 de octubre de 2009

EL ALMA DE ULISES


EL ALMA DE ULISES

Yo vi a Ulises regresar de Troya mar afuera
y despertar sobresaltado en las playas de su Ítaca.
Ella esperaba sin saber de cíclopes
ni cantos de sirena.
Llovía polvo de luna menguada
sobre el mar, ya plata.
¡Penélope! –decía, ¡devuélveme mi alma!

Yo vi también que, regresando muchas lunas,
-en una noche en que la pena
le estalló en el vientre-,
se hizo ella con el alma de su amado.
Y la tejió a sus senos, y a su boca..., y a su cuello,
y a las telarañas de su misma alma.
Se quedó con ella hasta hacerle regresar a Ítaca.

Yo vi que el mar
alcanzó en olas moribundas
sus cuerpos abrazados,
bello el de él, y ya sin alma..
Y el cuerpo de Penélope, desnudo,
poseía, en diminuta porcelana,
las dos almas.

Yo vi lo que pensaba esa mujer, lo vi en sus ojos:
Zeus no llovió sobre el camino (*)
él, no era Ulises, no Odiseo,
sólo cuerpo, el mismo cuerpo sin esencia,
y ella, no podía
devolverle ya su alma.
¡Amor mío! ¡Te he pensado tantas veces..!

Yo vi que, de soñarlo,
se le enmarañó la magia en soledad
para hacerle compañía:
No estaba sola.
Ella, era él. Y ella... ¡Y los dos!
Él no era nada.
Sólo un cuerpo que llegó hasta Ítaca.

_________________________________________________
(*) Zeus llovió sobre el camino: Significado del nombre Odysseus, ya que, dice la leyenda, que Odiseo (Ulises), nació en el monte Nérito de Ítaca, durante una tormenta.
_______________________________________________________
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

lunes, 14 de septiembre de 2009

AMOR y HUMOR

FOTO (autor): Santiago Carrasco

AMOR Y HUMOR

Para que no le hicieran daño
Amor abrió la claraboya
de su primera vocal a la sonrisa,
Le permitió poner delante
una puerta muda y con cerrojo
Así…, nadie entendería,

sino los sabios.
..


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

miércoles, 24 de junio de 2009

¡NO VOY A ESCRIBIR UN POEMA!

Foto (autor): Santiago Carrasco

(A veces la conciencia reconcome al escritor si pasan días y no escribe. Es el momento en el que ha llegado la obsesión)

No voy a escribir un poema en este caso
aunque de sequía me acuse la conciencia.
Hoy quiero desbarrar a mano suelta,
usar gerundios si el cuerpo me lo pide y…
¡andando!, que es un ídem que abre vías.
No pienso preocuparme de asonancias,
así que nada de juicios ni autocríticas.

No voy a escribir un poema por encargo,
ni siquiera aunque yo misma me lo pida,
lo haré sólo cuando no pueda evitarlo.
Entonces mediré las sílabas (o no),
tendré precaución con el adverbio
y me cuidaré muy mucho de poner
“igriegas” a granel, copulativas.
No abusaré de la luna, Dios me libre,
ni de tanto pentagrama, ya nos vale,
ni de adjetivos inútiles que sobrecalifiquen
lo que un sustantivo a tiempo pueda.

No voy a escribir un poema sólo por ser del oficio.
Hoy soy libre de ataduras líricas,
patina mi lápiz veloz por los papeles.
Hasta me permito desgranar esas palabras
que juré nunca escribir (frente a la imagen de mis ídolos
y puesta la palma de mi mano diestra
sobre el laico diccionario de la RALE),
declamando y declarando que nunca habitarían mi Poesía:
(Léanse: “titilar”, “arpegio” o “abisal”, entre otras varias).
Me siento feliz. Poéticamente ácrata y rebelde.
Por fin ridiculizo esos fonemas al dejarlos fuera de contexto.
Ya estoy en paz con la Literatura.

No voy a escribir un poema, no.

Pero...
me queda un come-come.
Mira tú que si burla-burlando… (?)

¡Ay, Señor!, cómo somos los poetas.



Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto)
Todos los derechos©Santiago Carrasco (foto)

.

martes, 16 de junio de 2009

CENICIENTA ("Mis poemas")

(Mi agradecimiento a Salustiano Masó )


Desde sus brotes la lanzaron al vacío
sin tiempo para el juego y para el beso.

Lavando en el estanque enaguas de las otras
se cortó con una piedra transparente:

era un zapato de cristal hecho pedazos
y un beso de príncipe quebrado en la puntera.

.
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

jueves, 28 de mayo de 2009

TRES TIEMPOS ("mis relatos cortos")

Foto: Las Palmas de Gran Canaria

TRES TIEMPOS

Te recuerdo muy pequeño, metido en la camita de madera azul y blanca, tu cuna de balancín y angelotes en las cuatro esquinas. Mi niño acunado por el sueño, como un ángel más, el más bello de todos, el más dulce. Dormido. Y yo, mirando tu cara, embelesada. El sol te había teñido las mejillas esa tarde mientras papá y yo te zambullíamos en las olas a la orilla del mar. Te gustaba. Te gustaban el sol y el agua; parecías un muñeco remojado pataleando para no hundirte y jugar con el mar. Confiado, risueño, alegre..., feliz. El agua te resbalaba del pelo hasta la cara, y el sol hacía brillar tu cuerpo hasta convertirte en porcelana con vida.
Creciste, te ibas haciendo grande, aunque menos de lo que tú siempre pensabas. “Ya soy mayor” –decías. Yo me reía oyéndote. “Sí, qué grande es ya mi niño” –te contestaba, y sonreías satisfecho, abrazándote a mí. Habías aprendido a hacer castillos en la arena ya; papá te enseñó a escarbar profundo, construir cimientos en la playa que, al subir la marea, se llevaba el agua. Yo os miraba. “Mamá, te toca poner los chorretes en las almenas” –me decías; nuestra pequeña fortaleza vulnerable y bella.
---
¿Qué te pasa? Ahora también duermes y yo te sigo contemplando. Has crecido pero sigues siendo un niño todavía. No me gusta tu expresión de miedo. Creo que estás teniendo alguna pesadilla. Te despierto. “¡Eh, eh, ya pasó, cariño, ya pasó; despierta, estoy aquí!”
“¡Papá, papá!” –dices, y vuelves a dormirte.
Tú sabes que no está, papá no está, pero lo añoras. ¿Qué sueñas?
Estoy en la playa, como cuando era muy pequeño y papá me enseñaba a usar la pala para hacer castillos en la arena. No me gusta cómo los hago si él no está para ayudarme. Estoy triste, quiero que venga y que me ayude. Se ha ido y yo quisiera verlo ¿dónde está? Me pongo de espaldas al mar, me alejo, y al otro lado veo la avenida. Me acerco más. Mamá me mira extrañada. Los coches pasan deprisa arriba y abajo. Al otro lado de la acera, más allá de las palmeras, hay un hombre de espaldas, se parece a papá, seguro que es papá, quiero verle la cara. Corro, suelto la pala y corro hacia ese lugar. Oigo a mamá que me grita: "¡No, no, vuelve aquí, no cruces, vuelve!”. No le hago caso y corro. Ya no sé más.
----
Pero yo sí, yo te he acompañado siempre. Desde que tu madre te trajo al mundo, no me he separado jamás de ti. Antes incluso de que eso ocurriera. Existo para estar contigo y conozco tu futuro porque soy yo quien te lo marca. Tu madre no podrá detenerte, te irás corriendo a desvelar la cara del hombre que está al otro lado de la avenida, la avenida en la que los coches van y vienen, suben y bajan, y no sabrás nunca si es o no tu padre, porque tú correrás, saltarás la valla que separa la playa de la acera mirando siempre al pelo negro de ese hombre, y no verás el peligro. Correrás mucho porque querrás verlo de frente, de cerca, y tienes miedo de que se vaya antes de que puedas alcanzarlo. Tu madre gritará, pero no la escucharás siquiera. Yo lo sé todo.
Y entonces, te verás en medio de la calle, y un chirrido de frenos se colará en el viento mientras tú saltas por los aires y caes después al suelo. Se habrá roto tu cuerpo, y tu sangre pintará de rojo la calzada. No podré hacer nada. Lo siento, yo ya estaba escrito en el libro de los tiempos y, ni tú ni nadie, podrán detenerme. Ni siquiera el amor de tu madre. Entonces dejaré de estar contigo porque ya me habré cumplido. Miraré tu sangre y nos diremos adiós.
.
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

lunes, 18 de mayo de 2009

LA ÚLTIMA MUJER DESNUDA ("Mis poemas")


"Cuando me entierren
por favor,
no se olviden de mi bolígrafo."

(Mario Benedetti)

¿Quieres participar? : http://benedettipersonaslibro.blogspot.com/

VIDEO POEMA "NO TE SALVES" (de Mario Benedetti)http://www.youtube.com/watch?v=nOWdx6UlXDw



Una mujer desnuda y en lo oscuro
genera un resplandor que nos alumbra,
de modo que, si existe un desconsuelo,
un apagón o una noche sin luna,
es conveniente, y hasta imprescindible,
tener a mano una mujer desnuda.
.../...
(Mario Benedetti, del poema "Una mujer desnuda")


LA ÚLTIMA MUJER DESNUDA (Soneto a la muerte de Mario Benedetti)
Tiró su ropa negra por el suelo,
se desnudó completa y seductora,
perversa, subió al carro de la aurora,
cual plato flameante de consuelo.

Él vio, al final del túnel, el señuelo:
hay que tener a mano una señora
desnuda y en lo oscuro,
si hay un velo
que ciega la luz a cualquier hora.

Desbarata a la muerte, si es desnuda,
pensó el poeta que a su Luz lloraba.
¡Cómo se contoneó y se hizo la muda ..,

la mujer, piel de rayo que llamaba!
Si vería la guadaña..., era su duda.
La vio, y no le importó, casi la amaba.


Ángeles Fernangómez

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

.

miércoles, 6 de mayo de 2009

PRIMAVERA ("Mis poemas")

Foto (autor): Santiago Carrasco

NOTA SOBRE LA FOTO:
Fijarse bien en el precioso LAGARTO OCELADO que reposa en el tronco del árbol.
PINCHAR sobre la foto para verlo MÁS GRANDE. Veréis qué dibujos tan maravillosos tiene en su piel. ¡De pasarela de alta costura! Precioso.

PRIMAVERA

Sobre granito plano
mi espalda piel y piedra.

Danzo quieta al son
de los sentidos de mi ser salvaje. Libre.
Frescor gris de rocalecho,
sol sobre mi frente,
agua en mis finales doloridos.

Asfaltado arroyo culebrero
de florecillas remojadas blanco intenso
(más habrá que serán fruto en la dehesa).

A la pregunta aguda de un jilguero
contesta el viento sacudiendo ramas
-quizá para llevar la canción a su compadre,
y regresarle la respuesta que precise-.

Y el lagarto ocelado...,
inmóvil...,
ni respira…,

no existe si hay sospecha de peligro;
pigmento es del espacio en que apoya el vientre.

Renacuajos diminutos berro abajo.

Y el arco iris desplomado
entre la hierba y las hormigas.

Yo...,
no sabía cómo unir en una nota tanta música
enredada entre mis sienes. Y trencé margaritas.
Y me puse una corona.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto)
Todos los derechos©Santiago Carrasco (foto)


.

jueves, 16 de abril de 2009

DESCRIPCIÓN NOCTURNA ("Mis poemas")

Foto: Villacorta (León)

Oscuro en lo alto de la aldea,
(villa y corta, que dicen... es cortada)
Tejas, tejas, tejas de un rojo rojinegro
rematan piedras sobrepuestas,
ventanas y boqueros grises.
Silencio.
Planean la mirada y el oído atentos:
nogales sorteando cuestas,
muy por encima suben de las chimeneas,
estériles sin fríos.

Allá, un insistir de ranas,
(del pilón, tal vez, de baños no queridos).
Una luz amarillenta
se desploma y desparrama tibia entre los árboles.
Después..., le siguen montes,
montañas negras en la noche,
casi libres de silueta.

Más lejos,
allá arriba,
una estrella decorando todo.
¡Mil estrellas!
Y un camino lechoso y peregrino
por los cielos se constela.

Abajo siguen grillos, grillos, grillos...
Musican notas índigas, verano en la montaña.
Adivino luciérnagas pequeñas, muy pequeñas,
añaden luz a la balada de la noche,
puntos de silencio en pentagrama.
Y cruzan el aire
diminutas mariposas de la noche.

Un perro negro se desliza calle arriba,
extiende su figura a cuatro patas,
se duplica en sombra por debajo de un reflejo,
luz cobarde de destellos tenues en negrura densa.
Va el can como sombra y can en movimiento.

Un ladrido de gigante
suena en el opuesto. Casi asusta.
Perfora montes con vientres renegridos
hasta extinguirse en ecos.

Silencio. Quietud. Noche en el pueblo.

Ni siquiera viento.

Agosto acaricia la noctívaga belleza
de este instante eternizado.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

viernes, 13 de marzo de 2009

HA MUERTO UN GRAN POETA Y UN AMIGO


Siempre habrá una ola que te meza.


Está de luto mi poesía -La Poesía-. Ha muerto el gran poeta y amigo JOSÉ MARÍA PINILLA (1951-2009 - Barcelona) http://lasafinidadeselectivas.blogspot.com/2007/10/jos-mara-pinilla.html


Amigo poeta:
Donde quiera que se halle tu energía,
habrá un poema acariciándola.
Y notarás su brisa.

(Más abajo, le dedico un soneto)_______________________________________________________
LA TERUTILIA DEL LUNES, 16 DE MARZO DE "VERSOS PINTADOS DEL CAFÉ GIJÓN" LA HEMOS CONVERTIDO EN UN HOMENAJE AL POETA J.M. PINILLA.
EN ELLA SE HAN LEÍDO UNA SERIE DE POEMAS SUYOS TAMBIÉN.
____________________________________________________________
De nada le sirvió ser entendida en lluvias,
ni medir la distancia con los ojos,
cerrar muchos acuerdos
en el delgado pliegue de sus manos
o disimular su voto consabido
en las celebraciones políticas.
La muerte le esperaba del otro lado de la orilla.

Y fíjate que digo muerte
cuando podría decir vida,
o usar palabras como fuego
o esperanza, miseria,
tiempo, sin ir más lejos.
.../...
Por eso,
porque no sé si cruzar la orilla,
yo,
yo renuncio a la luna.

JOSÉ MARÍA PINILLA

De su poema "Renuncio a la Luna" (ERRATAS DE FÉ, Premio Poesía en el Corral 2007)
Tan sólo uno de sus muchísimos premios. Tan sólo un trocito de uno de sus muchos y magistrales poemas.
______________________________________________________________

Mi Soneto-Homenaje a JOSÉ MARÍA PINILLA (in memoriam):
CUANDO UN POETA SE VA ("Mis poemas)

Murió a lo poeta, suicidando
su última estrofa clandestina.
Se fue, eligiendo el mar, como Alfonsina,
cansado del camino y caminando.

No supo que el amor está esperando
detrás de los cristales de un mañana
y, aunque dura de abrirse la ventana,
cede siempre si buscas cómo y cuándo.

Dejó huérfanos pretéritos escritos
y abortó su poemario futurible,
húmeda muerte en soledad sin gritos.

Mirada aguda y corazón sensible.
¿Qué razón te dio el mar? Y tú... ¿qué ritos?
Disculpa si hoy no veo tu decisión plausible.



Ángeles FERNANGÓMEZ
(13 marzo 2009)

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez



* VÍDEO-CANCIÓN "CUANDO UN POETA SE VA" (con la letra de este poema)
Letra: Ángeles Fernangómez
Música y voz: Dorchy Muñoz
A José María Pinilla

domingo, 8 de marzo de 2009

SEÑORA ("Mis poemas")


Ay, señora.
No sabe usted bien
de la ansiedad del hijo
al que le han devorado referencias.

No tiene usted ni idea
de las carencias que él acuña,
roto de un lado y herido de cojera.

Señora,
coma de la seta un pedacito y
hágase un momento muy pequeña,
finja que siente
que nadie le hace caso.

No, no. Siga sintiendo, no se pare,
un ratito más siquiera
hasta que pueda dar acuse de recibo.
Hágase niña ignorada.

¿No nota que sus manos se descreen?
¿No duda entre gritar o hacerse muda?

Siga, señora, quédese unos años
hasta ver el tránsito.
¿Nota, quizá, que su cuerpo
ha madurado por encima de su alma?

Ya puede regresar, señora,
ya se va enterando usted.
Ya sabe que el estímulo es al hijo
lo que el ancla, en el puerto, es a la nave.
Ya entiende que el amor no es solo
un beso y un plato templado de alimento.
Y ahora que lo sabe y lo mastica,
extiéndale sus brazos,
dibújele una rosa en cada abrazo
y abra el círculo. Para protegerle
con sus manos del olvido.

(No hace falta que le explique qué es “te quiero”).


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

jueves, 5 de febrero de 2009

HAIKU DEL PINTOR QUE PINTABA ROSAS COLOR SANGRE ("Mis poemas-relato")

Pintura: "Rosas Rojas", de Clara TENGONOFF http://claratengonoff.artelista.com/

Este poema (o prosa poética, o poesía en prosa...), que escribí en el año 2005, lo comienzo con un haiku (estructura japonesa), que luego desarrollo en forma de escritura occidental, pero manteniendo la misma idea que se plasmó en el haiku.
El poema dió lugar al cuadro, que aquí lo acompaña, de la pintora CLARA TENGONOFF)

HAIKU DEL PINTOR QUE PINTABA ROSAS COLOR SANGRE
Color de sangre
pinta el pintor la rosa.
Liba la abeja.

La miel es dulce.
Brillo de cera y luz.
Jalea de reina.

El pintor que pinta sólo rosas rojas
está sentado,
cansado,
las manos en la nuca y la cabeza gacha;
la barba en la rodilla, las ideas en el bolso del chaleco
y las ganas de llorar aporreando las compuertas de sus lacrimales.
Así estaba el pintor aquella tarde,
así estaba casi siempre el pintor que pintaba rosas color sangre
-siempre color de sangre-
desde que vio a la muerte derramarse roja ante sus ojos.
¡Cuántas veces hubiera querido pintarlas amarillas, blancas...,
o rosas rosa!
O algo que no fuera ni siquiera rosas,
como antes.
Pero no podía, no sabía desde entonces.
Aquella sombra triste le sangró de pétalos rojizos la mirada
y no supo pintar más que dolor, dolores encarnados,
no supo dedicarle a su recuerdo sino rosas rojas..., rojas,
siempre rojas y sólo rosas. Rojas las rosas.
El jardín olía a primavera y una abeja se coló por la ventana,
se posó en el cuadro que no había secado todavía y comenzó
a libar con su trompa en los estambres.
Llegaron otras, más, llegaron muchas,
e hicieron luego su enjambre y su colonia en la esquina oscura del alero de su estudio.
El pintor dejó que se instalaran.
Aquel año tuvo miel dorada y dulce, panales de cera
que alumbraron de velas todo el alma devolviéndole el brillo que perdió en la noche.
La reina le ofreció el placer de su jalea
llevándole energía nueva al corazón en cachos. Una reina
se había colado en sus entrañas ofreciéndole el sabor dulce de la vida,
y un séquito de abejas
bailó una danza nueva en su jardín de endrinas.
La casa de la miel y la jalea.
El pintor ya supo pintar rosas amarillas, blancas...,
y rosas color de rosa,
hojas verdes, y tallos... Y otra rosa que salía de la rosa.
Y algo más que sólo rosas.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

jueves, 15 de enero de 2009

CAFÉ GIJÓN ("Mis poemas") http://www.cafegijon.com/








Uno, dos tres...
¿Cuántos ventanales recogen, del Gijón,
sus cortinajes melenas
a ambos lados?
¡Son tantos años viendo siempre el mismo bulevar...!

Uno, dos, tres...
¿Cuántos magos del arte
se habrán sentado, tras los tiempos,
ante sus mesas de mármol?

Veamos
esta noche

quiénes son los que han venido
a atrapar musas al Gijón.

Contemos:
Uno. El de la izquierda...,
¡ése es un pintor famoso!,
lo he visto en la tele.
Dos. Aquél... ¡aquél es un actor!,
lo vi en el cine.
Tres. El de la mirada perdida...,
te digo yo que es un poeta,
¡no ves que sólo lo conoce el camarero!

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

La Tertulia "Versos Pintados del Café Gijón" en el programa de TV2 "PÁGINA 2"sobre TERTULIAS LITERARIAS (11/01/2009)

Pinchar esta web y luego en la imagen de "Tertulias Literarias" (Sabe a poco, pero la cultura -y más concretamente la poesía-, no es telebasura y, por tanto, se le concede muy poco espacio en estos medios... ¡ay...!) : http://pagina2.rtve.es/index.php#

viernes, 9 de enero de 2009

ÁRBOL DE INFANCIAS ("Mis poemas")


Dedicado a Jara Bedmar

ÁRBOL DE INFANCIAS

Qué hermosa la mañana,
media hora de retraso frente al parque.
De cada mano de adulto
pendía la manita de algún niño,
como bolas de colores en árbol navideño.

Si me atreviera a ser poeta
inmortalizaría la vida de un instante mágico.

¡No!: aguarda y saborea.

Esperé a disfrutar completo el verde cónico,
llegar hasta la estrella de lo alto.
Abrían sus puntas las puertas de un colegio.
Espolvoreo de gorros:
gorros coloridos en cabezas pequeñitas, la ancha cola.
Manos de lana sostenían besos de invierno
lanzados al aire en un soplo de adioses sonrientes.
Reconocí el momento de ser calígrafa de sueños.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez