VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


lunes, 30 de noviembre de 2015

ENTRELAZAMIENTO


(2015)

ENTRELAZAMIENTO

Es tiempo de leer,
de nutrirse y rellenar
los huecos que dejó el estrés e hizo silencio.

Hay que aspirar de la energía
para poder expandirla a boca llena.
Y retenerla.

Tengo el yo repartido por La Vida,
me muevo si te mueves, y te muevo.
Por eso me preocupa el cómo
más que la evidencia exacta del porqué.

A veces, hay que distanciarse de las cosas
para comprender si somos ondas o partículas
y sentir que si tú gritas
no me queda otro remedio que gritar.

Y estremecerme.

Y estremecerte.


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y fotos)
-

domingo, 22 de noviembre de 2015

ONCE DE ONCE POR ONCE

Muchas cosas han sucedido desde que se quedó atascada mi labor poético-narrativa en este blog. Muchas y de todo tipo.
Ha habido mucha actividad literaria, he participado y organizado muchos eventos, aunque hubo una bajada considerable en este aspecto debido a que me vi voluntariamente implicada en una lucha por la vida: la lucha por conseguir unos medicamentos que el Gobierno negaba por cuestiones económicas, para la cura de la Hepatitis C, la lucha encomiable, aunque con algún zarpazo, de la PLAFHC.

Se calcula que una media de 11 personas morían diariamente en España a falta de recibir este medicamento.
Este poema de 11 VERSOS y 11 SÍLABAS en cada uno de los versos, va dedicado a esas 11 PERSONAS que no pudieron comprobar que esta lucha ha salvado miles y miles de vidas.


¡TRATAMIENTO PARA TODOS!

sábado, 21 de noviembre de 2015

QUERIDO BLOG

Estás en tu derecho de sentirte molesto conmigo, porque te tengo abandonado.
¿Qué tal si me perdonas y volvemos a caminar juntos por las letras?
Esperaré una señal.

Y la tomaré como un sí.