VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


domingo, 31 de enero de 2016

PLAFHC AVE FÉNIX


(2015)

 PLAFHC  AVE FENIX
"El mundo no está amenazado por las malas personas,
 sino por aquellas que permiten la maldad."
Albert Einstein


Éramos tan sólo
hombres y mujeres con virus en el cuerpo.
Y aprendimos medicina.

Vestidos de rojo con letras en el pecho.

Éramos okupas de todas las edades
sin otro miramiento que el de salvar la vida.
Hicimos piña sin ser del mismo árbol.
Lloramos a los muertos.
Gritamos a los vivos.
Dormimos sobre el suelo.
Besamos a la vida.
Logramos romper muros
y estremecer al mundo.

                Un día los cimientos rompieron las columnas
y un solo ser bastó
para intentar la ruina.
Caín y Abel de nuevo.
Babel se vino arriba
                               Babel se vino abajo.
Las lenguas confundidas,
el cieno sobre el mármol,
hermanos que se enfrentan,
amigos que no ejercen el rito de abrazarse.

Ya no cupieron versos en unos ojos claros.

                Después de todo aquello
algunos se curaron y nunca más se supo.

Los más, tuvieron claro
que el malo no es buen líder.
Pero ¡ay, la semilla
del diablo cómo agarra!
Babel siguió cayendo,
¿ya nadie entiende a nadie?
El cisma rojo nace,
las letras blancas gimen.
Los muertos que tuvimos levantan sus cabezas
y no nos reconocen.

Qué pena que la pena nos abra más dolores.

                 Hermano, escucha el viento:
se nota ya una brisa que alivia y vuelve cuerdos.
De un monte de ceniza renacen unas alas
enormes, que aletean serena y firmemente.
Y un ave que se yergue.
Tiene las plumas rojas y la cabeza alta.
Tiene mirada limpia purificada a fuego.
Es de una fuerza inmensa, y barre de ceniza
el monte y sus confines.
Algo renace, hermano, algo se mueve.
Sobre las plumas rojas
las mismas letras blancas de los que nunca huyeron.

Y cuidaron la casa.


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y fotos)
.

No hay comentarios: