VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


viernes, 6 de noviembre de 2009

PLACERES (Primer cuento del relato titulado "Juegos")

FOTO: flor de la pasión.


Un culo, dos culos, tres culos... Entre todos, es el suyo el que prefiero.
Ya llega. Se aproxima. Noto sus pasos que vienen hacia mi.
Percibo el ansia que siente de tenerme, y yo deseo calentar mi cuerpo con el suyo. Me provoca observar sus contoneos.
Se acerca, ya está aquí. Deseo su roce.
Sus nalgas, mis nalgas preferidas, se acomodan y se acoplan sobre mi mullido cuerpo. Se destensa, se libera. Noto el suspiro prolongado que ha roto el ritmo de sus inspiraciones.
Yo, rodeo su cuerpo con mis brazos; mi pecho con su espalda. Su piel calienta el tejido de la mía.
¡Qué bien! –oigo que dice-, y sé que mitigo su cansancio, y me desea cada día cuando llega con fatiga del trabajo y se acomoda sobre mí, haciéndome sentir más útil y más yo, más lo que soy: ¡el sillón!, su sillón preferido de la casa.

Publicado en el libro: "En una ciudad lineal"
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez
.
.

14 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Eres genial. Ängeles. Yo que estaba pensando otra cosa y resulta que es el sillón ja, ja, ja. Es una pasada como escribes.
Besos

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Je-je, MILAGROS. ¿Has picado, eh? Ese es el juego, claro. Si vuelves atrás en la lectura, verás que cuadra todo con un sillón, pero...
Muchos besos

Emilio dijo...

Cierto, Ángeles, sorprendes con un final inesperado.

Muy bien ideado.
Abrazos.

Terly dijo...

No vale, Ángeles, me estaba poniendo a mil por hora, nunca pensé que un sillón iba a acelerar tanto mi ritmo cardiaco.

Laura Gómez Recas dijo...

Me lo estaba oliendo... :o)

Hay un dosis de erotismo a lo largo del relato que conmociona al lector en el postre. Hay erotismo en todo. ¿Qué hace el sillón? Amar esas nalgas preferidas y sentir so bre él su piel y su calor. Un abrazo sincero, posiblemente de los más sinceros y mejor correspondidos. :o)

Besos.
Laura

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Muy bueno ! ja , esa relación amorosa al final el sillón pase lo que pase siempre está jajaj , Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

EMILIO: Gracias por tu lectura y tu comentario. Claro, recuerda que el relato al que pertenece este cuento se titula "Juegos". Je-je...
Un abrazo

TERLY: No te preocupes por el acelere, en el sillón te puedes relajar de maravilla... Un abrazo grande.

LAURA: ¿Qué hace el sillón? Creo que es mutuo su amor con el de su culo o nalgas preferidos... ¿Hay algo que pueda desearse más cuando uno llega cansadísimo de todo un día de trabajo... je-je...

VERÓNICA: estáis picando todos, ¿eh? En realidad, si no fuera así, habría fracasado con el cuento, así que una de las razones por las que lo he puesto aquí es para ver si resulta o no (si se pica o no). Sabiendo que sois inteligentes y no os la dan así como así, creo que he de sentirme orgullosa de la estrategia literaria. Gracias y un beso grande.

Elena dijo...

El misterio estaba desvelado para mi, te lo había oido, pero efectibvamente cuando lo oí caí como todo el mundo.
Besitos

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

ELENITA: jugabas con ventaja, pero hasta las listas como tú, pican.
Un besito de cariño, cariñín, cariñazo.

MarianGardi dijo...

Ángeles, yo pensaba que leía: Un cubo, dos cubos, tres cubos,
luego vi que eran culos. jajaja
Ingenioso y original.
besines

Jesús Arroyo dijo...

Bueno, bueno, bueno... He pensado que era un gato... ¡pues no! Luego me ha despistado lo del trabajo. ¡Muy bueno!
Un beso, HADA.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

MARIANGARDI: Muy bueno lo tuyo... Así que "un cubo, dos cubos, tres cubos..." Claro, no te encajaría nada. Pensabas: Ángeles no puede ser tan escatológica, ¿a que sí? Pues... ¡sorpresas te da la vida!
Un beso, reina.

JESUS ARROYO: ¡Vaya, vaya! Así que pensabas que era un gato. Pues mira, eso quiere decir que te estabas mosqueando y no acababas de "picar". Si sigues los comentarios, verás que eres el único. Bueno, pero no acertaste, menos mal.
Un besote

Jesús Arroyo dijo...

Puede que exista un motivo. Tengo una treintena de relatos que empiezan pareciendo una cosa y la realidad es otra. Me gusta este tipo de cuentos.
Abrazotes.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

JESUS, yo tanto como una treintena no tengo, pero este no es el único relato-equívoco que he escrito, no. También a mi me gustan.
Un abrazo