VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


jueves, 28 de mayo de 2009

TRES TIEMPOS ("mis relatos cortos")

Foto: Las Palmas de Gran Canaria

TRES TIEMPOS

Te recuerdo muy pequeño, metido en la camita de madera azul y blanca, tu cuna de balancín y angelotes en las cuatro esquinas. Mi niño acunado por el sueño, como un ángel más, el más bello de todos, el más dulce. Dormido. Y yo, mirando tu cara, embelesada. El sol te había teñido las mejillas esa tarde mientras papá y yo te zambullíamos en las olas a la orilla del mar. Te gustaba. Te gustaban el sol y el agua; parecías un muñeco remojado pataleando para no hundirte y jugar con el mar. Confiado, risueño, alegre..., feliz. El agua te resbalaba del pelo hasta la cara, y el sol hacía brillar tu cuerpo hasta convertirte en porcelana con vida.
Creciste, te ibas haciendo grande, aunque menos de lo que tú siempre pensabas. “Ya soy mayor” –decías. Yo me reía oyéndote. “Sí, qué grande es ya mi niño” –te contestaba, y sonreías satisfecho, abrazándote a mí. Habías aprendido a hacer castillos en la arena ya; papá te enseñó a escarbar profundo, construir cimientos en la playa que, al subir la marea, se llevaba el agua. Yo os miraba. “Mamá, te toca poner los chorretes en las almenas” –me decías; nuestra pequeña fortaleza vulnerable y bella.
---
¿Qué te pasa? Ahora también duermes y yo te sigo contemplando. Has crecido pero sigues siendo un niño todavía. No me gusta tu expresión de miedo. Creo que estás teniendo alguna pesadilla. Te despierto. “¡Eh, eh, ya pasó, cariño, ya pasó; despierta, estoy aquí!”
“¡Papá, papá!” –dices, y vuelves a dormirte.
Tú sabes que no está, papá no está, pero lo añoras. ¿Qué sueñas?
Estoy en la playa, como cuando era muy pequeño y papá me enseñaba a usar la pala para hacer castillos en la arena. No me gusta cómo los hago si él no está para ayudarme. Estoy triste, quiero que venga y que me ayude. Se ha ido y yo quisiera verlo ¿dónde está? Me pongo de espaldas al mar, me alejo, y al otro lado veo la avenida. Me acerco más. Mamá me mira extrañada. Los coches pasan deprisa arriba y abajo. Al otro lado de la acera, más allá de las palmeras, hay un hombre de espaldas, se parece a papá, seguro que es papá, quiero verle la cara. Corro, suelto la pala y corro hacia ese lugar. Oigo a mamá que me grita: "¡No, no, vuelve aquí, no cruces, vuelve!”. No le hago caso y corro. Ya no sé más.
----
Pero yo sí, yo te he acompañado siempre. Desde que tu madre te trajo al mundo, no me he separado jamás de ti. Antes incluso de que eso ocurriera. Existo para estar contigo y conozco tu futuro porque soy yo quien te lo marca. Tu madre no podrá detenerte, te irás corriendo a desvelar la cara del hombre que está al otro lado de la avenida, la avenida en la que los coches van y vienen, suben y bajan, y no sabrás nunca si es o no tu padre, porque tú correrás, saltarás la valla que separa la playa de la acera mirando siempre al pelo negro de ese hombre, y no verás el peligro. Correrás mucho porque querrás verlo de frente, de cerca, y tienes miedo de que se vaya antes de que puedas alcanzarlo. Tu madre gritará, pero no la escucharás siquiera. Yo lo sé todo.
Y entonces, te verás en medio de la calle, y un chirrido de frenos se colará en el viento mientras tú saltas por los aires y caes después al suelo. Se habrá roto tu cuerpo, y tu sangre pintará de rojo la calzada. No podré hacer nada. Lo siento, yo ya estaba escrito en el libro de los tiempos y, ni tú ni nadie, podrán detenerme. Ni siquiera el amor de tu madre. Entonces dejaré de estar contigo porque ya me habré cumplido. Miraré tu sangre y nos diremos adiós.
.
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

25 comentarios:

alicia susana baigorria ligorred dijo...

bueno, tràgico final.
muy emotivo.
gràfico.
vimos al leer, las secuencias, como en una pelicula.
Alicia

marisa dijo...

Ángeles...estoy sentada y todavía tiemblo.Es maravilloso.Enhorabuena.
un abrazo enorme, maravillosa escritora.

Marga Fuentes dijo...

Angeles:
Te dejo el Premio Violeta en mi blog porque el violeta, es el color de la mentalidad pensante, de la lógica y de la razón. Es el color de la madurez avanzada, del equilibrio, del razonamiento concreto. Sus vibraciones provocan un mayor rendimiento de la actividad mental, y esto es algo que nos hace crecer espiritualmente, nos indica respeto, dignidad y amor por uno mismo.
Te lo dejo con mi reconocimiento a tu amistad, a tu aprecio, a tu persona.
Un beso y un fuerte abrazo. Hasta la vuelta.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Gracias ALICIA. Cuando leí tu comentario, me dio idea de que sí que podría ser la base de un guión de cortometraje, no me había dado cuenta antes. Esto lo escribí hace ya unos años.
Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

MARISA, que ahora ya te pongo cara, qué bien.
Gracias por tu emotivo comentario.
Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

MARGA FUENTES: mil gracias, por el comentario y por ese Premio Violeta que me otorgas. Me siento muy halagada, dado el significado que dices que tiene.
Lo recogeré gustosa en cuanto pueda.
Un abrazo grande

Francisco José Segovia Ramos dijo...

Saludos, Ángeles:

Tienes un premio en mi blog.

Besos

Carlos Serra Ramos dijo...

Querida amiga:

Te reprendo, no se pueden escribir esas cosas para que las lean los amigos, ya se me esfumó la alegría. Que fuerte, y es qué, esas cosas pasan. Las lees y viene a la memoria el caso de tal o cual persona, y el ficticio relato toma toda la fuerza del drama real.

Lo llevaste muy bien hilado entre las diferentes fases de la historia.

Y bien, ¿cómo te fue ayer? ¿No habrá nunca la posibilidad de que mis viajes coincidan con alguno de tantos acontecimientos que lleváis a cabo? Jo, con las ganas que tengo de estar entre vosotros...

Deseo que quedaras satisfecha "poeta invitada" y que todo fuera a pedir de boca.

Un abrazo, Ángeles.

Carlos
____________

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

CARLOS: siempre me encanta recibir comentarios tuyos. Sueles hacer análisis y eso a mí me encanta (tanto si es para bien o para mal). Evidentemente, claro que me gusta más recibir críticas positivas, pero siempre que sean sinceras (en tu caso sé que sí). Si tienen que ser negativas, las agradezco también y procuro estudiarlo y aprender.
El evento de Palestina estuvo bien. Se editará un libro con las 2 ediciones del recital. El de ayer, con la Asociación ARGADINI, es algo que recordaré toda mi vida. Chic@s con síndrome de down entregándose al arte y desarrollándose física y psíquicamente a través de él. Y yo allí, con ellos, entre ellos. Qué bonito.
Un abrazo, amigo. Prometo visitarte pronto y a ver si es cierto que algún viaje tuyo coincide con algún evento mío.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

PACO: gracias. En cuanto pueda me paso por tu blog a recogerlo. Mil gracias.

Noray dijo...

Exquisito, pero no me extraña porque con un paisaje así siempre tienen que salir joyas como este Tres Tiempos. :)

¡Es un placer leerte!

MarianGardi dijo...

Angeles, le has puesto voz a la muerte.
El relato casi puede mas que yo y queria espantarme.
Es el destino, si cada uno lo tenemos escrito en el tiempo.
Un fuerte abrazo amiga, no te olvido.

Verónica Rodríguez Orellana dijo...

Angeles que fuerte e intenso me ha dejado un algo que no se que es en el pecho , un fuerte abrazo amiga

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

MARIANGARDI, gracias por tu lectura y tu comentario. Este relato lo escribí hace tiempo y quise "jugar" con los tiempos verbales y la persona (lingüisticamente hablando)-
Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

NORAY: gracias. Desde mi Noray vienes a Narrapoesía.¡Y a mí me encanta tanto como a la inversa!
¡Cómo has reconocido el lugar de la foto, eh! Bueno, lo cierto es que el relato está hecho hace mucho más tiempo que la foto, pero creo que le iba muy bien.
Un secreto: si miras la foto, la casa pintada de azul que está enfrente (pequeñita) es la de mi hijo. Ahí voy de vez en cuando a pasar unos días y... la próxima vez haré por verte (si te dejas).
Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

VERÓNICA: Gracias por tu comentario. Evidentemente, si te ha dejado ese "algo" me siento contenta, porque era lo que el relato pretendía. Lo siento, pero los juegos literarios son así de "jodidillos" cuando una pretende calar hondo.
Es un juego de tiempo y persona.
Un abrazo grande.

Luisa Arellano dijo...

Hubiese querido estar en cualquiera de los actos que has organizado y ni tan siquiera puedo estar en tu blog. Las circunstancias mandan y no queda más remedio que tener paciencia hasta que todo pase.

He leído el relato y me ha gustado mucho la forma en que transmites la angustia terrible y lo puñetera que es la vida. Eres una maga de las palabras... pero eso ya lo sabías ¿verdad compi?

No consigo poder dejar comentarios a Laura en su blog. Como tú la ves, dale muchos abrazos de mi parte.

Te echo de menos, compi curranta. :)

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Caray LUISA, estamos brujuleando por el blog a la vez. Gracias amiga. Acabo de venir de un evento, he ido a poner un mensaje de mail y veo tu mensaje. Ay, cómo me gusta... ¿Maga de la palabra yo? ¡Pues quién fue a hablar! ¡Y tú más, amiga! Un besazo.
Ya le diré a Laura. Hoy mismo he comido con ella.
Otro abrazo

Jesús Arroyo dijo...

Es un relato estupendo. Triste, pero maravilloso.
Ahora, si me lo permites, volveré a leer para adentrarme un poquito más en sus secretos.
Besos Ángeles.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Gracias JESÚS. Claro que te permito que te adentres en el relato más aún, no sólo eso, sino que me siento muy honrada.
Abrazo

Laura Gómez Recas dijo...

Lo que no pasa con los poemas: aquí el título es indispensablemente maravilloso.

El relato: Confieso haberlo leído cuatro veces. Me pierdo. Y ya sé por qué. Conjugas demasiadas cosas en tan poco trecho, creo de forma magistral. Cuesta hacerse a la idea. Meterse en el papel de la madre, del niño y del último personaje... déjame que sueñe: es su padre, o no. Puede que no lo sea, puede que sólo sea el niño, su alter ego, su yo adulto, mirando la infancia y sus carencias. Al fin y al cabo, somos una prolongación de los que nos dieron sus genes.

Te aplaudo, de pie.
Laura

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

LAURA,corazón, muchas gracias. Este relatito lo escribí ya hace unos años. Sí, en realidad en un principio pensé titularlo "Destino", pero no me gusta que un título (ni en narrativa ni en poesía)defina el contenido. Por eso lo titulé "Tres tiempos". En realidad son 3 tiempos y 3 personas.
Laura, has debido de leerlo en un momento un poco así, porque tú eres muy buena para la captación, incluso del lenguaje abstracto, por eso me extraña que dudes lo del tercer personaje. Son: la madre, el hijo y el destino, claro.
Besos grandotes.

Leo dijo...

Mi hijo no era niño, era un gran hombre de 24 años, cuando por ir a por un amigo al final del trabajo, a una distancia de 5 km. y reunirse con la panda en velada de cena, se me quedó por el camino para nunca más volver. No echo la culpa a nadie, el destino, no creo, la señorita que no iba en condiciones para conducir su coche, se salto el STOP a toda velocidad sin ver al motorista que se quedó instantaneo. Ahora tendría 45 años. El mayor de dos, ella 44. En mi mente, alma y pecho lo tengo grabado. El paso del tiempo no cura la pérdida de un hijo. No me has hecho daño, me has recordado toda su niñez, adolescencia y sus 24 años, trabajando y estudiando en la universidad, era superdotado podía con todo, todo el mundo lo quería por su bondad y amigo de hacer favores, todo un encanto y además guapo.
Abrazos, mi amiga. Leonor.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

LEONOR: acabo de estremecerme al leer tu comentario. Menos mal que me has dicho que no te he hecho daño porque al ir leyendo sentía una especie de malestar por haber tal vez removido en tí algo que no hubiera sido bueno hacerlo. Lo siento de verdad, siento que tu más que inteligente hijo se haya topado en la vida con alguien tan inconsciente como para dar lugar a lo que dió. Me hago cargo, aunque sé perfectamente que por mucha empatía que una tenga, no se puede saber lo que es del todo si no se ha vivido. Quiero mandarte un abrazo de consuelo.
En cuento a mi relato "Tres Tiempos" es totalmente inventado, no me basé en nada real que yo conociera de antemano. Todo él es imaginario, pero... que no sea verdad no quiere decir que no sea verosímil y parece que lo es.
En todo caso, si te hizo recordar la infancia con tu hijo, eso es algo bonito a conservar. Guardalo en tu corazón.
Un abrazo enorme.

Leo dijo...

Si, me he dado cuenta de la invención, y además se habían separado los papás.
Es triste el relato pero al mismo tiempo muy actual.
Gracias, amiga.
Leonor.