VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


martes, 1 de junio de 2010

ADIOS



ADIÓS

Por fin estábamos de acuerdo en algo: tú pagabas las costas del entierro y yo atendía a los detalles.
Comprobé que el pulso no latía. Me recosté en su pecho: ¡ni un sonido! Asentiste, así que lo amortajé sin prisas y me ocupé después del protocolo funerario.
Más tarde, sobre la tumba, recité unos versos. No hubo losas; la alfombré de plantas siempremuertas -decidí cambiarles el nombre esa mañana, al arrancarlas del jardín para el transplante-.
La ocasión bien merecía un respiro.
Levanté la vista y allí estabas. A mi lado no, pero sí en frente, mirando también hacia la tumba. Ni una mueca, ni una lágrima.
Firmamos los papeles y estrechamos la mano de quien autorizó el levantamiento del cadáver tras certificar su muerte, dictaminando, así mismo, sobre el reparto de la herencia.
Al dejar el edificio, dos besos en las mejillas para el adiós y el cambio. Distintos puntos cardinales.
Descanse en paz el amor –nos pensamos-.

.
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y foto)
.

20 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Muy buen relato, te felicito pues hasta el final no se intuye el muerto. Una explicación metafórico-poética de cómo acaba una relación.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Gracias, José Antonio, mi primer comentarista del microrelato. Sí, y cuando terminé de escribirlo sentí como que algo muy frío se paseaba por mis manos y mi frente, y... mi cuerpo entero.
Un abrazo

La Solateras dijo...

Descanse en paz una pasión gloriosa. Ha fallecido tras larga y dolorosa enfermedad. Y que la herencia no deje demasiadas secuelas.

Muy bueno, Ángeles.

Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

SOLATERAS: Mil gracias. Tus comentarios siempre los recibo con muchas ganas.
Un abrazo

Terly dijo...

Estupendo micro.

En la caja lo llevaron
a enterrar al cementerio
si debe resucitar,
que sea en otro emisferio.

Un beso, Ángeles.

Elena dijo...

Lo que muere, muerto está, dejemos paso a lo nuevo, así lo decia el testamento...
No lleves más flores a la tumba, ni siquiera siempre muertas.

Mery Larrinua dijo...

Genial!!!
un abrazo

Laura Gómez Recas dijo...

El principio es impactante. Locuaz, el final.
El relato, mayúsculo. No es de extrañar ese frío que sentiste.

Un beso.
Laura

Jesús Arroyo dijo...

http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/
Para confirmar asistencia.

Ángeles.
Te leo encuantisquepuida.

ROBI (seudonimo) dijo...

ME encanto. recien te descubbro y me hice seguidor,me gusta la narrativa y trataré de aprender. hermoso el blog, saludos desde Argentina

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

TERLY: Pese a lo frío y seco (o descarnado) del relato (aunque sea la muerte de una amor un tanto "civilizado"), tú le has puesto la puntilla con ese versito que lo llena de lluvia.
Un abrazo

ELENA: Es evidente que está muerto y hay que dejarlo estar.
Besos

LAURA: ¡Qué bien captada la idea y la forma! Gracias, reina.
Un besote

MERRY: Una palabra sola pero ¡genial!
Besos

JESÚS: ¿Ya has encuantisquepuedido?
Ay, mi niño, estás muy liado. ¿De qué me suena eso?
Un besote

ROBI: Mil gracias por tu lectura, por tu seguimiento y por lo que dices del relato y del blog.
Te visito
Un abrazo

Jorge Torres Daudet dijo...

Un relato frío que demuestra que el muerto llevaba muerto mucho tiempo, aunque se acabara de enterrar es ese momento. Las lágrimas se secaron, no hubo más.
Sorpresa con el finado que podría, perfectamente, haber sido humano.
Estupendo relato, Ángeles.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

JORGE: te he pillado al vuelo, porque andaba por aquí justo cuando has puesto el comentario.
Un comentario que da en el clavo ¡total! Exactamente porque llevaría muerto hace ya tiempo es por lo que puede ser incluso así de seco y "civilizado" (bueno, civilizado va entre comillas, porque eso ha de serlo siempre, aunque esté recientito).
Has dado en matices que tal vez, hasta me has descubierto a mí misma. Gracias Jorge.
Un abrazo

Jorge Torres Daudet dijo...

Pues me alegro mucho, si es que te ha servido de algo positivo, si en algo te puede ayudar.
Un beso.

carlos guerrero dijo...

Más o menos es así, y siempre sucede a las horas más intespectivas.

Un beso

Jesús Arroyo dijo...

Nueva entrada http://iiiencuentropoesiaenred.blogspot.com/

Caminante dijo...

Cuanto escribimos lleva retazos de nosotros mismos, casi siempre.
Tocarnos, nosotros mismos, las intimidades remueve, vaya si remueve.
¿Te lo puedo copiar? para colocarlo en mi página en un tiempo.
Besos de cualquier forma: PAQUITA

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

CARLOS: Horas intenpestivas..., siempre son intenpestivas para que muera un amor.
Gracias y un abrazo.

PAQUITA: me ha dejado conmocionada tu comentario. Ufffff. No sé. Personalmente creo que sí se puede uno disociar de la obra literaria. Más en la narrativa que en la poesía, tal vez porque esta última pertenece más al mundo del subconsciente.
Sin embargo, la narrativa permite empatizar, meterte en otras pieles. Yo tengo relatos en los que algún personaje asesina, odia, o es tremendamente estúpido, por ejemplo.
Todos somos un poco de todo eso en potencia, pero el grado en que llegue a ser desarrollado es lo que determina nuestra personalidad dominante. La capacidad de empatizar es un privilegio que el actor y el escritor han de tener siempre.
Un abrazo, Paquita, y por supuesto que puedes ponerlo en tu blog.

Dorchy Muñoz dijo...

“Amor y bolsas de basura”

El amor es como las bolsas de basura pero sólo cuando ya se hace necesario: la coges, la sacas del cubo, la atas bien, te pones la bata de andar por casa y paradójicamente sales a la calle a tirarla al contenedor, aunque haga frío ¡Joder qué frío que hace!
Al llegar a casa te lavas bien las manos y aquí no ha pasado nada. Lo malo, siempre hay algo malo, es que a la vuelta tienes que poner una nueva y lo normal, siempre hay algo normal, es que venga vacía.

- Tranquilo amor, no lleves tanta prisa, dijo ella.
- No, mi niña, si no tengo prisa, es que me asusta el vacío, dijo él.
- No te preocupes cariño, no es necesario, todo se andará… además yo tengo la solución, dijo ella.
- No jodas, dijo él.
- Sí, y sin joder, si que la tengo, dijo ella.
- Me la cuente por favor, dijo él.
- Avec plaisir, dijo ella.
- Digame pues, dijo él.
- La solución es fácil: no hay que generar más desperdicios!!

P.S. Un hiperbreve a vuelapluma, como la pasión, eso que algunos y algunas menos han dado en llamar enamoramiento, amor, encoñamiento incluso y a veces, sólo a veces, unaquítepilloaquitematoysitevistonomeacuerdo.

©AMS Madrid
Diciembre de 2009

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

DORCHY-AMADOR: Joooooooooooooopélinesssssssssss.
Hay un poco de humor negro y no es pa menos, ya que es un comentario a mi relato ADIÓS (se lo tiene bien merecido, sí).
Tu hiperbreve, has de rescatarlo de este blog, y llevartelo a tu casita cibernética, ¿vale?
Un abrazote.