VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


lunes, 17 de octubre de 2011

ÁNGELA


            Ángela tenía mucho dinero, pero no se sentía afortunada.
            De puro nácar tenía los dientes Ángela, pero… daba igual, no sonreía nunca.
           Los ojos de Ángela  son los más bonitos que jamás he visto, pero el espejo le dijo un día que eran de lechuza, y los escondió tras unas gafas oscuras que nunca se quitaba.
           Al corazón de Ángela llamó el amor, y llamó…, y ya no llamó más; total,jamás abría...
         Nadie, sino ella, hubiera dicho nunca que Ángela era gorda, pero una talla menos siempre era lo perfecto cuando elegía sus vestidos. Y vomitaba a propósito lo que no tenía más remedio que ingerir, hasta lograr ser hueso y piel para seguir viéndose gorda.
           ¿Tendría Ángela un espejo que todo lo cambiaba?

        Un día se marchó. Y no pasó nada. Pero Ángela se perdió la primavera, y el verano siguiente, y el otoño…, y el invierno… Otra vez las estaciones se siguieron sin que nada extraño sucediera. También se perdió hacerse mayor y ver qué pasa.
 Pero el mundo seguía, aunque no estuviese Ángela.




Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y foto)

10 comentarios:

Manuel dijo...

Ojalá, querida Ángeles, un mal viento se lleve todo lo que hace inhabitable este mundo, anorexias y bulimias incluidas.

Y nos dejen vivas a tantas Ángelas que aún vagan como fantasmas, piel y y huesos, por el mundo.

Gracias por tu relato. Un beso.

La Solateras dijo...

Eso pasa por mirarnos demasiado el ombligo, que deformamos nuestra propia realidad.

Un beso

Rosa dijo...

Cuántas Angelas ha traído este tiempo de culto al cuerpo, de dejar fuera de juego y hasta de trabajo a quienes no daban la talla -y no precisamente laboral-... Es triste comprobar lo que está sucediendo mientras se ensalza la belleza femenina como único estandarte a exhibir.

Gracias por escribirlo princesa y hacer que aún nos sobrecoja.

Un besito más cercano ya

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

Tremendo, triste, necesario

Dorchy Muñoz dijo...

El ámbito de las psicopatologías en el mundo loco que estamos viviendo se ha multiplicado tanto o más como la diversidad cultural en los ultimos 30 o 40 años. El acercamiento a estos asuntos bajo la forma poética o literaria contribuye enormemente a la prevención de actitudes de alto riesgo, pero como es tu caso, lo hacen de una forma hermosa, como no podía ser menos siendo tú precisamente su autora. Una vez más felicitarte por tu publicación pero si sigues así no van a quedar flores en mi pueblo para regalarte, el Levante ha destrozado rosales, jazmines, madreselvas, etc. Tomemos pues tus escritos como flores generosas que nos envían los muchos ángeles que te habitan y te inspiran. Orgulloso de ti amiga mía, no quiero aunque sabes que trabajo en ello, hacer aquí un comentario digamos más profesional, hay otros espacios, eso sí ya sabes donde nos tienes, incluyo a Manuel,Luismi,etc. ellos si son profesinales de la salud, yo un mero psicoterapeuta que ni siquiera ejerce. Besos mi niña. Amador

Laura Gómez Recas dijo...

Brevísimo viaje por un mundo infernal. LLeno, eso sí, de ternura, desilusión y melancólica impotencia.

Me ha encantado, mujer maravillosa.
Laura

Henar dijo...

Algunas Angelas no se habían mirado tanto el ombligo, se lo empezaron a ver y a sacar a relucir en todas partes, a todas horas, no las quedó mas remedio que mirárselo y apenas las dejaron hacer otra cosa. Un abrazo.

carmen jiménez dijo...

Un escalofrío ha recorrido mi cuerpo hecho piel y huesos por un momento. Uno de esos relatos que cuentan la tragedia más allá de lo cotidiano. Y es que la trampa a veces está delantede nosotros mismos y no la vemos. Y caemos...
Me quito el sombrero.
Un beso.

Ángeles Fernangómez dijo...

GRACIAS A TOD@S. Desde el conciso pero certero de Enrique, hasta el que entra en el análisis más detallado de Amador (DorchY), pasando por Manuel, Solateras, Rosa, Laura y Carmen.
Un beso

Azanatos dijo...

Muy bonito.