VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


jueves, 9 de febrero de 2012

EN EL PARAÍSO (Mini-relato)

                                 EN EL PARAÍSO                          (2011)

      Abel se enamoró de su madre, La Serpiente, sin saber aún que Edipo nacería alguna tarde.
      Vio después cómo su madre se enroscaba al cuello de su hermano.
      Celoso y despechado, tomó del suelo un hueso grande, fuerte y bien torcido. Con toda su rabia, lo lanzó directo a la frente de Caín.
      Caín esquivó el impacto de aquello que, veloz, venía hacia sus ojos. Sorprendentemente, el arma inició el camino de retorno hiriendo de muerte al corazón de Abel.
      Boquiabierta, la serpiente dejó caer de entre la boca la manzana y sus gusanos.

      Acababa de inventarse el bumerán. 


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez (texto y foto)

19 comentarios:

Dorchy Muñoz dijo...

Un minirelato imaginativo, profundo al tiempo que original en su temática, directo y sin lastres narrativos que bien pudiera ser premiado en un concurso: te invito a enviarlo a alguno. Me ha encantado, publica más narrativa, es un placer leerte y mi "crítica literaria" está exenta de "pasión" por su autora. Realmente bueno e incluso sorprendente, te felicito. Amador

La Solateras dijo...

La envidia siempre se vuelve hacia el envidioso, creo que es el único pecado que no produce placer sino sufrimiento al pecador.

Original minirelato muy bien traido.

Un beso

Alena. Collar dijo...

Muy curioso. Y muy muy sugerente. No sé si boomerang; más bien acto reflejo.

poetapijo dijo...

Está claro que en el Paraíso pasaron muchas cosas diferentes a las que nos han contado. Un beso

Antonio Gómez dijo...

Je, je, je, enhorabuena, Ángeles. Una original interpretación del mito de Caín y Abel, con la serpiente y la manzana de por medio. Sin negar los hechos acontecidos, mitificas el nacimientos del boomerang. Doble acierto.

Antonio Gómez dijo...

Je, je, je, enhorabuena, Ángeles. Una original interpretación del mito de Caín y Abel, con la serpiente y la manzana por medio. Sin negar los hechos acontecidos, mitificas el nacimientos del boomerang. Doble acierto.

Luisa Arellano dijo...

Siempre nos engañaron pretendiendo llevarnos por caminos equivocados y así aunque nunca caimos en la cuenta de que la responsabilidad total era de los medios de comunicación... menos mal que supimos ver las manzanas podridas y sus corresponientes gusanos.

Entre la barahunda y los celos se descubrió el bumerang pero, la mayoría nunca hemos aprendido a esquivarlo...

:) Gracias, compi, por compartir este mini tan alborotador y bien plantado. Un placer.

Jesús Arroyo dijo...

Para un cnocurso, Ángeles.
Un besito.

Silvia Cuevas-Morales dijo...

Un micro-relato genial amiga. Sabía que los aborígenes australianos tenían una larga historia pero no sabía el origen del bumerang. Muy bueno.

Ángeles Fernangómez dijo...

AMADOR, ANA, ALENA, LUIS, ANTONIO, LUISA, JESÚS, SILVIA... ¡Gracias! Sí, no hay que creer literalmente todo lo que dice la Biblia. Las interpretaciones son tantas como quepan en la imaginación (jeje). Y, ya sabéis, el bumeran se creó por chiripa y gracias a la envidia. La única vez en que la envidia sirvió para algo. ¿A que os he convencido? Besos a tod@s

Lunska Nicori:BegoñaGTreviño dijo...

¡¡Qué bueno!! ¡¡Magnifique, magnifique!!

Ohh, lalá... Si es que vales un potosí!!

(Por cierto, me ha encantado el comentario de Ana Montojo... )

Ya lo decía El Puma...
bumerán, bumerán, viva la bumeración, quien no quiera que le toque que no lo tire sin ton ni son....ja,ja,ja,ja

Quien bien escrito, Ángeles, boquiabierta la serpiente, y boquiabierta yo, pero yo te dejo caer mis felicitaciones, mi cariño, y todo lo bueno que siempre me has dado.. Y es que el bumerán, sabe cómo volver y con qué siempre.

Felicitaciones... excepcional. Me ha encantado.

Un abrazo enorme y millón de besos

José A. Socorro - Noray dijo...

¡Bueno!... Vamos a ver, entonces... ¿Yocasta era la misma serpiente?

No sé si aún existirá el paraíso, pero el bumerán ha vuelto del mismo infierno. Sólo basta mirar a nuestro alrededor.

Un abrazo fuerte.

Luisa Arellano dijo...

Claro, Noray, el Paraiso ahora es propiedad de los bancos y aquello es un kaka-caos... lo que no sé es cómo han dejado volver al bumerang...

Ángeles Fernangómez dijo...

BEGOÑA: gracias por tu emotivo comentario. Un besazo, besazo.

JOSE (Noray): Gracias. Yocasta, si no me equivoco, era la madre de Edipo ¿verdad?
En realidad, esta historia sucede antes de que naciera Edipo (lo dice el texto), pero los celos y la envidia no los inventó en propio Edipo, vienen en el código de barras de la humanidad (creo yo). Abrazote.

Jorge Torres Daudet dijo...

Simpática esta versión, Ángeles. Ya que están presentes la envidia, la serpiente y la manzana, permíteme este apunte:
No hay envidia sana;
así como no es bueno
el gusano para la manzana.
Un beso.

Ángeles Fernangómez dijo...

JORGE: muy acertado lo que dices de que "no hay envida sana" y demás...
Manzana con gusano, sí, pero..., además, al desprenderse de la boca de la serpiente y caer al suelo, la Tierra germinó gusanos también.
Si lees el comentario de Ana Montojo, dice algo muy cierto: "la envidia es el único pecado que no produce sino sufrimiento al pecador"
Gracias, Jorge y un abrazo.

carmen rubio dijo...

Ángeles, me encanta tu poesía, gracias por compartirla. Un abrazo.
Carmen Rubio

Ángeles Fernangómez dijo...

Gracias, CARMEN. Y ¡bienvenida! Un abrazo

Inversión en Colombia dijo...

muy buena entrada, que excelente relato corto con tal imaginación y dando un giro a lo que se conoce desde el arte de la literatura te felicito.