VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


sábado, 29 de noviembre de 2008

ÁNGELA ("Mis relatos breves")

La belleza de un cuerpo que se vende como un pintalabios o un collar de perlas, se torna carne muerta.
Cesc Fortuny i Fabré

(relato breve)

Ángela tenía mucho dinero, pero no se sentía afortunada.
De puro nácar eran los dientes de Ángela. Daba igual, no sonreía nunca.
Jamás vi ojos tan bonitos como lo de Ángela, pero el espejo le dijo un día que eran de lechuza, y los escondió tras unas gafas oscuras que nunca se quitaba.
Al corazón de Ángela llamó el amor, y llamó…, y llamó..., y ya no llamó más; total… jamás abría...
Nadie, sino ella, hubiera dicho nunca que Ángela era gorda, pero una talla menos siempre era lo perfecto cuando elegía sus vestidos. Y vomitaba a propósito lo que no tenía más remedio que ingerir, hasta lograr ser hueso y piel para seguir viéndose gorda.
¿Tendría Ángela un espejo que todo lo cambiaba?

Un día se marchó. Y no pasó nada. Pero Ángela se perdió la primavera, y el verano siguiente, y el otoño…, y el invierno… Otra vez las estaciones se siguieron sin que nada extraño sucediera. También se perdió hacerse mayor y ver qué pasa.
Pero el mundo seguía, aunque no estuviese Ángela.


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

viernes, 28 de noviembre de 2008

TIRÉ CABELLOS ("Mis poemas")

Cual Pulgarcito espacial

Cazaba mariposas en mi estómago,
polvo de alas obstructor del conducto de la risa.
Limpiaba de culebrillas negras las vías de mis lóbulos
y en ambos hemisferios quedó desatascado el pensamiento.

No importa el tiempo, sé volver sobre el espacio.
Tiré cabellos para reconocer el camino de regreso.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

martes, 25 de noviembre de 2008

EL MIEDO AZUL ("Mis poemas")



A veces, cada vez más veces, un miedo azul recorre las curvas de mi maternidad,
perfora el olvido cóncavo al que me niego en el suspiro.
Siento mi vientre abultado como cuando fue, y percibo el salto del hijo
abrazado a mi cintura.
Fue mi vida,
y no lo supe hasta que llegaron los agujeros negros
amenazando con convertirla en un recuerdo.
Esos miedos azules predicen angustiosas señales del no retorno,
síntomas del nunca más, del ya se pasó el tiempo.
Demasiado atareada como para disfrutar del sueño.
Demasiado pequeña como para percibir lo inmenso.
Demasiado inconsciente como para distinguir tesoros en las rocas.
El tiempo me mira y yo le respondo con una sonrisa boba. No hay marcha atrás, me dice, y me escupe carcajadas verdes.
Me miro y me limpio, mientras él sigue pasando: tic-tac / tic-tac
Un dolor intenso hace que lleve mi mano hacia el hueco de abandono de mi vientre.
Ya pasó
Él
El tiempo ya pasó.
Tendría que regresar para abrazarlo con más fuerza.
Pasó
Tic-tac / tic-tac /tic-tac
Una tortura lenta intenta taladrar mi nuca.
Sujeto mi cuello con las manos
y miro el cuarto azul al que mi fruto nunca volverá para quedarse.
Nunca volverá para ser flor, porque el tiempo ya se ha ido.
Y no repite.

Pero comienza otro tiempo para aprehender una maternidad nueva
que ya voy aprendiendo a ser.
***
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

martes, 4 de noviembre de 2008

COSAS DE LA ESTUPIDEZ ("Mis relatos breves")

No siempre todo es lo que parece

Lo había intentado ya de mil maneras.
Primero la quiso matar de pasión, después de celos. Más tarde le soltó a bocajarro que era tonta y no valía para nada. Cuando intentó rebelarse la tachó de histérica y, por fin, de imbécil y de estúpida. Se quedó paralizada.
Pero aquel día preparó él dos tazas calentitas de té verde, la besó en los labios y le dijo: “cariño, siéntate y bebamos juntos”.
Sin que la viera, ella intercambió las tazas. Puede que no fuera tan estúpida, sólo que él ya no pudo comprobarlo.



Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

VESTIDA DE CABELLO SOL ("Mis poemas")









*** ***
NOTA: ¿Sería capaz un ciego de "ver" este cuadro, a través de la declamación de este poema?
Ese es el reto.

(Poema recitado en el expo-recital que la Asociación "Versos Pintados del Café Gijón" llevó a cabo en la ONCE Madrid, el 13 de noviembre de 2008. Simultáneamente, se proyectaba el cuadro).

(Poema inspirado en el cuadro
"Ensoñación", de Estela Kiesling)


VESTIDA DE CABELLO SOL
(Ángeles Fernangómez)

Esa mujer que era de Kiesling
y a mí me recordaba a Klimt;
esa mujer era doradas ondas anilladas
cubriendo su cabeza y descendiendo
en cascada crecida como manto tenue
que viste su piel -desnuda y seda-,
de cabello-sol ensortijado.

Erótica espiritualidad de pecho orondo.
Apoya la ninfa su cabeza
sobre el hombro diestro
y se pierde. Y pierde la mirada, girando
el iris azul a sus adentros,
a lo profundo y hondo de su no materia;
ausente a su desnudez voluptuosa,
ajena a la maldad e incluso al viento.

Cintura arriba, reposa la bella en el retablo al óleo
que la madre pincel le dispusiera.
Nadie la parió cintura abajo; es sólo ...
un acuerdo tácito,
una suposición de cuerpo entero.
Y un todo es, el sentimiento que trasluce.

Mujer etérea, piel de leche y pelirrojos bucles
extendidos, de sus hombros a su espalda,
como velo de sol
que no tapara
sus rellenos pechos al desnudo.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez