VEN, PASA SIN LLAMAR


MENSAJE Y CANCIÓN DE BIENVENIDA AL BLOG
(Pinchar sobre el texto que sigue, para escuchar la canción):
VEN,
PASA SIN LLAMAR
(*) Vídeo de la CANCIÓN: pinchando en cualquier parte del texto de bienvenida anterior (Le puso música y voz: Amador (Dorchy Muñoz) Gracias.


*Las FOTOS que acompañan a las entradas de este Blog has sido tomadas por Ángeles Fernangómez. En algún caso excepcional en que no es así, siempre se especifica el nombre del autor y se cuenta con su autorización.


miércoles, 31 de diciembre de 2008

NUNCA ("Mis relatos breves")


Por la paz en Palestina y en el mundo.











Él era un gato guerrero -incluso pendenciero-, de color oscuro y de nombre NUNCA.

Vivía con su familia en una especie de pequeña Cenefa Territorial donde se asentaba su madriguera. Los leones merodeaban constantemente disputándose el territorio, por eso NUNCA tenía el pelaje chamuscado y debía dedicarse a la defensa.

Harto del acoso, con sus propias patas fabricó unas bombas artesanas y las lanzó a uno y otro lado, con el ánimo de disuadir a sus contrarios y poder dormir un poco.

Un-Ejército-Completo-de-Leones contestó al farol, con las garras cubiertas de sofisticadas armas.

Las-Autoridades-de-LA-SELVA, miraban y deliberaban.
“¡Dejadlo ya!” –instaron a ambas partes. Y, limpiándose el sudor por el cansancio, se acostaron a dormir.


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

martes, 23 de diciembre de 2008

FELIZ NAVIDAD Y AÑO 2009

En esta ocasión quiero felicitaros la Navidad (o el Solsticio de Invierno) y el Año Nuevo, con 2 mini-poemas. Uno es mío y el otro es de mi amiga y gran poeta, Elsa López. Adjunto sus enlaces por si queréis ver y oir cosas suyas. Y... deseo que el próximo año 2009 sea el mejor de nuestra vida pasada y el menos bueno de nuestra vida venidera.
Van volando besos. Ángeles Fernangómez

FELIZ NAVIDAD
Te regalo un pañuelo con dibujos extraños,
ramitos de mimosa, espejos drapeados,
un cielo con arcángeles en papel de cebolla,
y una canción antigua que he de cantarte a solas
cuando te llegue el frío y te persiga Herodes.

Elsa López

(«Ofertorio». Fragmento)
http://elsalopez.wordpress.com/
http://www.cervantesvirtual.com/portal/poesia/lopez/autor.shtml

RECORDATORIO NAVIDEÑO
Cuando los astros descorchan champán
nacen estrella fugaces.
Cuando brindan
hay lluvia de estrellas.

Ángeles Fernangómez
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez


____________________________________________

viernes, 19 de diciembre de 2008

BLANCAMIELES POETA ("Mis poemas")

Foto: Las Palmas de Gran Canaria

Blancamieles tuvo adormecida la corriente lírica de versos
que
desemboca en el poeta
que
desemboca en el poema
que
desemboca en la poesía.

Y allí crece
y se calienta
y se evapora
y se llueve
y se renace.

Blancamieles estuvo en coma creativo.

La manzana de los brujos,

de los malos,
de los locos,
de los necios,
taponaba la zona-verso de su blanca materia gris amordazada.
Sólo a intervalos duermevelas
-y en descuido de los brujos-,
jadeó poemas de aprendiz.

Los satanes formaban circo vigilando su urna transparente.
Disfrazados de príncipes, besaban en la boca a Blancamieles,
que no escapaba de su estrofa de letargos.

Los abrazos de los príncipes valientes
tampoco pudieron despertar completa su musa a Blancamieles,
anulada casi,
de satanes brujos.

En un interludio de abrazos
despertó poeta de sí misma,
en soledad,
viva,
mirando hacia dentro su yo desdibujado,
suyo,
sola.
Sin manzanas amargas,
sin satanes,
sin brujos,
sin príncipes satanes,
sin príncipes valientes.

Ella..
Con ella.
Para ella.

Blancamieles nívea,
Blancamieles dulce,
Blancamieles verso,
poema,
poeta,
poesía.

Blancamieles, río de palabras.

Cuando regresaron los abrazos,
había emergido la poeta,
se había renacido de sus anestesiados restos.

Y odiaba las manzanas.


Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

miércoles, 17 de diciembre de 2008

SELENE EN NOCHEBUENA ("Mis poemas")

Estaba Selene en Noche Buena
curvada
como en Canción de Luna,
tratando de agrandarse
lentamente.

Estaba hermosa Selene.

Como en cuento oriental de ambientación nocturna,
giraba
deslizándose
en torno a mi mundo Tierra,
desafiando a las luces
que la Navidad derrocha.
La más bella,
Selene,

como en Canción de Luna.

NOTA: "Canción de Luna" es el título de uno de mis relatos en el que la protagonista se introduce para siempre, voluntariamente, en lo profundo de un caudaloso río, en busca del reflejo de la luna, donde ha encontrado la "realidad" del sueño frustrado de su vida.Todos los derechos©Ángeles Fernangómez


.

jueves, 11 de diciembre de 2008

GALLO MANSO DE PELEA ("Mis poemas")

Pintora: Mª Carmen de Inés



¡Acabo de recibir la noticia de que mi POEMARIO titulado "GALLO MANSO DE PELEA" ha resultado Finalista en el "XIV Certamen de Poesía María del Villar 2008" y quiero compartir la emoción!
Gracias por alegraros conmigo.
Ángeles


(Aunque se trata de un poemario completo, el título coincide también con el de uno de los poemas que incluye):




GALLO MANSO DE PELEA
La niña de los ojos grandes
apresa, en sus manitas, imposibles.
Deja caer, de los labios hasta el pecho,
algo así como el comienzo de una risa,
risa que recoge con sus manos hechas cuenco
y la esparce como polvo en unas alas.

Le caben besos en la cara,
le brincan sueños por el pelo,
le danzan versos que no ha escrito todavía.

Sabe poner las manos como conchas
y así, le llueven en sus huecos los milagros.
Transforma al gallo-toro en gallo manso,
le besa en la cresta y el plumaje,
le acaricia con sus dedos la garganta.

Caben misterios en sus manos. Y arlequines,
y ese gallito enano negro-iris,
también cabe. Peleón, su Quico, su tesoro.

Vino a embestir y la niña le besaba.
Y le besa como besa luego al gato.
Ese gallito que ella achucha
venía a la greña. Y en la batalla
ha ganado la ternura.

Le centellean los ojos al entrañable y bravo diminuto
y ella le ríe la gracia y lo transmuta en juego.
Esas manos olor de albaricoque
vencieron al gallito negro, puro nervio,
gallito de pelea besuqueado.

Y el gallo no la pica, la tolera,
la soporta y se deja ¡qué remedio!,
aunque al bribón se le note que le encanta.

Llegó en su condición de gallo fiero
y se fue como osito de peluche.
¡Ay, esas manos pequeñitas! Esas manos.

Todos los derechos©Ángeles Fernangómez

jueves, 4 de diciembre de 2008

YO NO QUERÍA ("Mis relatos breves")



A las nubilas sin Pasión anotada.
A los dedos de Angélica Liddell que anotaron la Pasión de Nubila.





Podía haber elegido cualquier otro lugar del parque, pero me senté en el rincón de los cipreses.
“Será parecido cuando muera” -pensé, sólo que mis nalgas no necesitarán asiento y no tendré que incorporarme para la cena.
Estaba influida por la parte bestia de la vida en esa madrugada que sucedió a la noche de los demonios humanos. Los monstruos dan mucho miedo.
Como ella, yo nunca hubiera querido escribir “La Pasión Anotada de Nubila Walhlheim…” Ni la de nadie. Ni mucho menos escribir la mía, pero escribía La Pasión Anotada de la Vida. Estaba también, muy cercana todavía la semana de la pasión anotada de un hombre que aseguran que murió colgado de una cruz, ¿o era un dios?
Yo no tengo Dios, pero me invento dioses y luego los cuelgo de cruces. (Yo soy mi diosa favorita).
Por eso volví a los cipreses. Eso fue después de la última vez que me amarré a la cruz. Volví a los cipreses y sentí mucha, mucha calma. Tanta que me asusté.
Yo creo que, si uno muere, queda suspendido entre cipreses. Así, como volando, como si no hubiera gravedad. Y no se oyen ruidos.
Yo no oía ruidos, debía de estar ya en el camposanto.
Pero no. Chillaron las máquinas que ruedan y yo me giré, o sea que sí oía.
La vida no está hecha de monstruos, eso creo; pero hay muchos monstruos en la vida. Demonios que eran ángeles. Todos hemos sido ángeles chiquitos, pero algunos sintieron que el amor no les llegaba, y se les abrió el corazón en dos mitades. Los más, son ángeles que lloran. Otros son demonios que odian suplicando amor.
Yo tampoco -como ella-, hubiera querido escribir pasión alguna. Pero la estaba escribiendo.
Y entonces, me acordé de otra (porque hay muchas). De otra pasión, quiero decir. La que vivían mis genes esparcidos fuera de mi cuerpo. Y me dolió. Tanto que, como no sé hacerme diablo, me convertí en ángel lloricón.
¿Por qué tiene uno que sembrar sus genes y dejarlos ahí, expuestos a la vida?
La suciedad va y viene y, a veces hasta huele a limpio. Percibo lo bello y sé que mis genes están provistos de arte en el núcleo.
Yo quería escribir del arte y la bondad de mis semillas, pero soy muy influenciable y me venía la sangre al pensamiento, y el corazón golpeando, y se me encogían los hombros, y los hombres se hacían muy, muy grandes, como gigantes, y yo pequeñita, pequeñita, pequeñita…, hasta que me quedaba dormida en la punta de un ciprés. Y amanecía estrella.

* Publicado en el nº 1 de la revista ALKAID EDICIONES
Todos los derechos©Ángeles Fernangómez



martes, 2 de diciembre de 2008

CENICIENTA ("Mis poemas")

(Mi agradecimiento a Salustiano Masó)

Desde sus brotes la lanzaron al vacío
sin tiempo para el juego y para el beso.

Lavando en el estanque, enaguas de las otras
se cortó con una piedra transparente:

era un zapato de cristal hecho pedazos
y un beso de príncipe, quebrado en la puntera.



Todos los derechos©Ángeles Fernangómez